Archivo | octubre, 2012

Me quiero escapar al parque

29 Oct

Hace ya unos dos años que repito una actitud un poco masoquista. En los días muy, pero muy lindos que San Pablo nos regala, después del almuerzo, mientras estamos tomando el cafecito y preparándonos para enfrentar el segundo round del día, le digo a una de mis compañeras del trabajo: E aí, Vivi, vamos no Ibirapuera hoje?

Qué ganas de escaparme al pasto, de tirarme, dejar que la cabeza baje un poco las revoluciones y que el cuerpo disfrute de un aire un poquito más puro. El Parque Ibirapuera es el pulmón de San Pablo. Con 1,500,000 m² aproximadamente de área verde, se llena los fines de semana de gente con muchas ganas de hacer ejercicio, de otros un poco más perezosos, de ciclistas esporádicos, de adolescentes, de familias y de tribus urbanas. El Ibirapuera tiene espacio para todos.

Allí está el edifício de la Fundación Bienal, en donde se realiza cada dos años la Bienal de Arte, y que también recibe otros eventos, como la São Paulo Fashion Week (SPFW). El parque también alberga el Museu de Arte Contemporânea (MAC), el Museu de Arte Moderna (MAM) y el Museu Afro Brasil. Sin contar el Auditorio Ibirapuera, del cual soy fanática y ya escribí en este blog. Opciones, como siempre, no faltan.

Si bien ya he ido al Ibirapuera sábados y domingos, durante la semana me agarran más ganas. El día a día paulistano te consume las energías — claro que depende de la profesión, pero creo que es difícil no sentirse oprimido en una ciudad con tanto cemento. El parque se revela como un pequeño paraíso en el medio de la ciudad.

Nunca pude cumplir ese deseo de salir en el medio de la semana — así, de la nada — para caminar sin preocupaciones por el Ibirapuera. Una vez, llegué a ir a hacer una nota al parque, pero no vale porque fui por trabajo. En 2010, aproveché un franco (en portugués, el término sería folga) para ir a la Bienal y pasear un rato. Y el primer día de mis vacaciones este año también lo pasé en el parque. Curioso hacer esta restrospectiva. No me consideraba una persona tan necesitada de verde. Pero tal vez son urgencias inconscientes de contacto con la naturaleza, quien sabe.

San Pablo no tiene puntos turísticos muy claros, como el Cristo Redentor y el Pão de Açúcar en Rio de Janeiro — eso será tema de otro post. Por eso hay que buscar lugares menos convencionales para conocer la ciudad. El Parque Ibirapuera es uno de ellos. No por reflejar la ciudad, sino quizá por mostrar lo que los paulistanos añoran después de tantos días grises.

Parque Ibirapuera

http://www.parquedoibirapuera.com

Av. Pedro Álvares Cabral – Moema

pd: ah, la única desventaja es que el parque queda lejos, en la zona sul de la ciudad. Si hubiera una estación de tren o subte más cerca, iria mucho más seguido

Decoración inspirada en San Pablo

20 Oct

Hace un tiempo descubrí una tienda virtual cuyos productos me cautivaron no sólo por sus estampados, sino también (y más que nada) por el mensaje que transmiten. La idea de LEITE-COM es crear grabados, carteras, almohadones, manteles y mugs con referencias a la cotidianeidad paulista.

Como estampar una ciudad sin caer en trillado I ♥ NY? Esta gente lo consigue:

El grabado retrata el barrio Liberdade, mayor reducto de la comunidad japonesa en San Pablo. Vale la pena ir para almorzar, así como para caminar por sus calles y visitar los locales de chucherías. Amantes de origami: en ese barrio encuentran bastante variedad de papeles.

 

El centro de San Pablo es muy lindo, pero está degradado y olvidado. Al igual que en otras ciudades, acá también hay un intento de rescatar esa parte de la ciudad y devolverle el valor que ya tuvo.

 

Esta almohada es de la colección Paulista, que remite a la famosa avenida, ubicada en el punto más alto de la ciudad. Además de sus museos y centros culturales, lo que me gusta de ese punto turístico es la diversidad que transmite. Es un lugar donde la gente se siente cómoda para andar sin muchas restricciones.

 

Este mantel fue inspirado en el barrio italiano Bixiga, conocido por sus cantinas, con platos ricos y de proporciones desmedidas.

 

Barra Funda es un barrio que queda en la región central de la metrópoli y es un punto estratégico, pues abriga la terminal de colectivos urbanos e interurbanos, subte y tren. Al lado, está el Memorial da América Latina, un complejo cultural proyectado por Oscar Niemeyer (fotos acá). Así como el Auditorio Ibirapuera, el Memorial cuenta con una programación rica y con precios accesibles.

 

Sorprende la capacidad de LEITE-COM de absorver la ciudad y devolverle un homenaje tan lindo. Así como Lá da Venda, es una buena alternativa para llevar regalos de San Pablo. Sólo que en este caso, las compras son online o por teléfono (3459-2781).

http://www.leite-com.com.br